InicioNosotrosActividadesArtículosBibliotecaArchivoContactoLogo de MACÁ

tareas del otoño

Por Dora Ester Kaufmann
Publicado en la revista “Lazos”
Imprimir esta página Descargar este artículo

Escribir esta columna sobre jardinería, tema que ha ocupado gran parte de mi vida, me ha creado una nueva expectativa. Casi desde la infancia, cuando no teníamos jardín, hacía germinar semillas en macetas que ubicaba en los escalones que iban a nuestra terraza. Compartiré con Uds. algunas de mis experiencias.

En otoño hay tareas a realizar, tales como resembrar césped, elegir bulbos y dividir matas, y hay otras que acostumbramos realizar que no son necesarias. La poda debe esperar temperaturas más bajas.

Es muy cierto el dicho “peor el remedio que la enfermedad”, ya que a veces el afán de tener un jardín como en las revistas nos lleva a excedernos en el uso de venenos y fertilizantes poniendo en peligro nuestra salud y la de nuestra familia, y contaminando las napas de agua.

Según modernos conceptos de jardinería, nada debe salir del jardín; todo debe ser devuelto a la tierra. Cuando caen las hojas, no es necesario retirarlas: no son basura y cumplen el fin de nutrir el suelo, evitando el uso de fertilizantes. Las hojas de distintos colores dan una calidez otoñal muy hermosa y deberíamos disfrutarla en lugar de rezongar por el trabajo innecesario de barrerlas. Si la cantidad de hojas es mucha, se puede hacer abono verde recogiéndolas, preferentemente húmedas, y amontonándolas en un rincón con sombra. En ningún caso es recomendable quemarlas. El humo que producen, aunado a la niebla frecuente en otoño, es muy perjudicial para la salud.

¡Hasta la próxima!