InicioNosotrosActividadesArtículosBibliotecaArchivoContactoLogo de MACÁ

suculentas

Por Dora Ester Kaufmann
Publicado en la revista “Lazos”
Imprimir esta página Descargar este artículo

También llamadas crasas, son plantas que almacenan agua en sus tejidos (tallos, hojas, raíces), por lo que resisten tanto las sequías más extremas como largos períodos sin riego. Son parecidas a los cactus pero no tienen espinas, aunque hay unas pocas excepciones, como la corona de Cristo (Euphorbia sp.). Muchas de las suculentas tienen forma de roseta (Echeveria, Aeonium, etc.).


La tierra a utilizar debe ser muy suelta y esponjosa. Se debe preparar con tierra negra, arena gruesa, un poco de resaca, algo de harina de hueso, vermiculita y un poco de humus de lombriz; esta mezcla es la ideal. Las macetas deben tener muy buen drenaje, con ladrillos partidos y carbón vegetal.

Todas se pueden ubicar a pleno sol, aunque algunas se desarrollan bien a media sombra. El riego moderado con buen drenaje; Para los que les gusta mucho regar sus plantas, les recuerdo que las pueden llegar a pudrir.

Muchas de ellas se pueden multiplicar por hoja. En general conviene retirar el gajo y dejar secar la herida dos o tres días antes de plantarlo.
Conviene quitarles las hojas secas que se forman en la parte inferior para evitar cochinillas.


Algunas suculentas conocidas son: Sedum, Orostachys, Aeonium, Sempervivum, Bulbine, Aloe, Gasteria, Haworthia, Agave, Stapelia, Ceropegia, Hoya, Huernia, Euphorbia, Jatropha, Pedilanthus.
Kalanchoe
florece en otoño e invierno; las Crassula florecen en la época fría; Echeveria y Graptopetalum florecen en primavera-verano.