InicioNosotrosActividadesArtículosBibliotecaArchivoContactoLogo de MACÁ

plantando bulbos en otoño

Por Dora Ester Kaufmann
Publicado en la revista “Lazos”
Imprimir esta página Descargar este artículo

Como precaución, antes de plantarlos podemos espolvorearlos con azufre.

¿Cómo elegir calidad en bulbos, rizomas o tubérculos? Si son firmes al tacto y pesados, es que no están podridos ni huecos. Elegirlos de color uniforme, sanos, enteros y sin lesiones.

Para todos en general se necesita buen drenaje para evitar encharcamientos, un suelo esponjoso, con perlita, arena, carbón vegetal y, como fertilizante, una “cama” de harina de hueso. No exagerar el riego. Es preferible que la tierra esté seca y no pasarse de agua. Necesitan pleno sol y también frío. Colocar en canteros o en macetas. Para macetas es necesaria tierra especial para bulbos.

Hay dos grupos: uno que se debe plantar en otoño y otro a finales de invierno.
· En el primero están los tulipanes, fresias, jacintos, marimonias, anémonas, Crocus, Sparaxis, tritonias y otros.
· En el segundo, los gladiolos, dalias, amarilis, agapantos, nardos... (que florecen en verano).


Cuidados

· Colocar las marimoñas de dos a tres horas en agua antes de plantarlas a tres centímetros de profundidad y dejando entre cada bulbo no menos de 5 cm.
· Los tulipanes se ponen durante un mes en la parte baja de la heladera antes de plantarlos; luego, hacerlo a no menos de 12 cm de profundidad y dejando 10 cm entre cada uno.
· Los narcisos se ubican a 5 cm de profundidad y dejando 8 cm entre cada uno.


Anímense y éxitos. El premio: una hermosa floración.
¡Hasta la próxima!