InicioNosotrosActividadesArtículosBibliotecaArchivoContactoLogo de MACÁ

palmeras

Por Dora Ester Kaufmann
Publicado en la revista “Lazos”
Imprimir esta página Descargar este artículo

Son parte importante de la vegetación, muy elegantes. Las hay de hojas pinnadas y de hojas palmadas —es decir, en forma de palma de mano—, o bipinnadas. Se adaptan fácilmente a interiores, aunque algunas especies toleran perfectamente la intemperie.

· Seaforthia spp. o Archontophoenix spp.: Muy elegantes, altas; desprenden las hojas cuando se secan y toleran ambas situaciones (interior y exterior).

· Chamaedorea elegans: Son pequeñas y las venden para interior; sin embargo tuve una por más de veinte años en mi jardín, al reparo, y se desarrolló muy linda y alta.

· Cocos weddelliana o Syagrus weddellianus: Tiene unas hojitas atractivas y plumosas, pequeñas. Es la más delicada para conservar en interior. Necesita abundante agua y una temperatura invernal mínima de 18° a 20° C. Es pariente del cocotero, el cual es muy difícil de producir en esta latitud.

· Phoenix spp.: Phoenix canariensis, para los que viven en La Plata, son las que están en Plaza San Martín, las que se plantaban en antiguos cascos de estancias; sus frutos son anaranjados, y en la base de sus hojas presentan espinas largas y agudas. Ph. reclinata se ramifica desde la base y es de lento crecimiento. Ph. dactylifera da los dátiles comestibles; en una oportunidad compré una caja de dátiles y, luego de disfrutar su sabor, plantamos las semillas y nos brotaron tres hermosas palmeras. Ph. roebelenii es llamada a veces “enana”.
De este género (Phoenix) hay más especies; las que nombré son las más conocidas aquí en estos lares.