InicioNosotrosActividadesArtículosBibliotecaArchivoContactoLogo de MACÁ

nativas

Por Dora Ester Kaufmann
Publicado en la revista “Lazos”
Imprimir esta página Descargar este artículo

Hablemos de nativas o autóctonas para revalorizar nuestras especies y mostrar que tenemos plantas muy bonitas para jardines, balcones o macetas.

· Plumerillo o borla de obispo (Calliandra parvifolia, C. tweedii): Arbusto persistente, con flores con estambres blancos y rosados la primera especie, y rojos la segunda. Pueden plantarse a pleno sol y a media sombra. Son rústicas y también pueden usarse como arbusto apoyante.

· Cissus striata o isipó: Es una enredadera perenne de hojas verde oscuras y brillosas, con tallos rojos y zarcillos. Crece bien a la sombra o al sol, y puede usarse como trepadora o cubresuelos. Cuando sus hojas nuevas están recién brotando son rojizas. Tiene flores pequeñas y perfumadas, y frutos como uvitas negras que comen las aves, diseminando luego sus semillas. Se puede reproducir por gajos y necesita suelo fértil, con materia orgánica. Es originaria del delta del Paraná y la encontramos hasta Punta de Indio, así como en Uruguay. Tiene un pariente cercano más conocido por nosotros: el Cissus antarctica, que solemos cultivar como planta de interior.

· Taco de reina silvestre (Tropaeolum pentaphyllum): Da flores color rosa fuerte y frutos redondos de color azul; crece en invierno y sus flores atraen a los colibríes.

· Como cubresuelo podemos utilizar el vinagrillo (Oxalis macachin), que llena de color el césped en otoño sin necesitar más cuidado que el de dejar de pasar la cortadora cuando están en flor. Tiene pequeñas flores violáceas y cubre el suelo con densidad mientras no hace calor.