InicioNosotrosActividadesArtículosBibliotecaArchivoContactoLogo de MACÁ

¿hay plantas de interior?

Por Dora Ester Kaufmann
Publicado en la revista “Lazos”
Imprimir esta página Descargar este artículo

En realidad no. Las adaptamos para tenerlas en interior porque en general son de zonas tropicales o subtropicales. Uno de los problemas con esto, en invierno, es el tema de la calefacción y la humedad.


Algunas plantas toleran bien la poca luz de interior: Aglaonema está considerada de las más resistentes a la baja luminosidad. Spatiphyllum o “calita blanca” es otra. En ambas debemos tener mucho cuidado con el riego, que aproximadamente de abril a septiembre debe ser casi nulo (una vez por mes).

· Anthurium o “calita roja” sí necesita mucha luz, y una temperatura mínima de 20° a 23° C.

· Dieffenbachia es muy delicada para las bajas temperaturas (soporta un mínimo de 23° a 25° C) y en invierno no se debe regar, pero necesita humedad ambiente (pulverizar las hojas cada dos días). Suele presentar goteo en las hojas (gutación): parece que llora, y es algo natural. Se la debe cuidar de hongos y de la cochinilla algodonosa. Hay más de 20 variedades de distintas alturas y con hojas de diferentes tamaños.

· Caladium o “paleta de pintor”, de tubérculo, anual, con hojas en forma de flecha y colores muy llamativos, necesita abundante luz y corre peligro en corrientes de aire. Necesita un lugar cálido y riego moderado a escaso. Reservar la maceta con el tubérculo para su próxima brotación.

· Dracaena “Massangeana” o “palo de agua” tiene follaje verde con rayas amarillas. Posee poco sistema radicular y mucha agua la pudre. Sufre la falta de humedad ambiente, por lo que debemos pulverizar sus hojas.