InicioNosotrosActividadesArtículosBibliotecaArchivoContactoLogo de MACÁ

flores comestibles

Por Dora Ester Kaufmann
Publicado en la revista “Lazos”
Imprimir esta página Descargar este artículo

Como contrapartida de las plantas venenosas, tenemos otras plantas que nos brindan flores comestibles. En Oriente son parte de la cocina diaria desde hace muchísimo tiempo, brindando sabores desconocidos e interesantes.
En algunas flores se pueden comer los pétalos, como es el caso de violas y violetas. Otras se pueden comer enteras.
En todos los casos es preferible que no sean compradas, sino cultivadas por nosotros mismos o en jardines conocidos, para asegurarnos de que no estén tratadas preventivamente con agroquímicos.

La mayoría de las flores se comen crudas en ensaladas de frutas o de verduras, pero también existen otras ideales para guisos y sopas. Recordemos igualmente que una pequeña fracción de las flores existentes es comestible; la mayor parte no lo es, y muchas son venenosas.
Todos los funguicidas, insecticidas, herbicidas, etc. de uso habitual en el jardín están totalmente prohibidos en las plantas que van a ser consumidas crudas o cocidas.


Algunas flores comestibles

Coquetas (Bellis perennis), claveles y clavellinas (Dianthus spp.), primavera (Primula polyanthus), violas y pensamientos (Viola spp.), tulipanes (Tulipa spp.), caléndula (Calendula officinalis), taco de reina (Tropaeolum majus), manzanilla (Matricaria spp.), flor de un día (Hemerocallis spp.), borraja (Borago officinalis, consumida desde la edad media como verdura cocida), crisantemo (Chrysanthemum coronarium), copete (Tagetes erecta), salsifí (Tragopogon porrifolius).

Las calabazas, los zucchini y los zapallos dan flores que se pueden cocinar en guisos y sopas, o freír, después de pasarlas por una pasta como la de los buñuelos. Así también se pueden consumir las hojas de la morera.


Como verduras silvestres podemos consumir diente de león, llantén, ortiga, mastuerzo, borraja, verdolaga y otras.