InicioNosotrosActividadesArtículosBibliotecaArchivoContactoLogo de MACÁ

bulbos de invierno

Por Dora Ester Kaufmann
Publicado en la revista “Lazos”
Imprimir esta página Descargar este artículo

Las bulbosas que podemos elegir en esta época son: amarilis, anémonas, narcisos, azucenas, lirios, marimoñas, peonías, dalias, fresias, Muscari, Oxalis, jacintos y tulipanes. A estos últimos convendría tenerlos antes de la plantación, envueltos en diarios, en la parte más baja de la heladera, durante 15 a 20 días.

En general todos estos bulbos necesitan un suelo ligero, poroso y con buen drenaje, por lo que es recomendable hacer un laboreo profundo e incorporar materiales como arena y materia orgánica (resaca, lombricompuesto, estiércol vacuno seco). Es importante tener en cuenta la época de plantación, la profundidad a la que se planta y la distancia entre los bulbos. Entre las especies nombradas, la distancia recomendable es de entre 15 y 20 cm, a excepción de la peonía (60 cm) y las dalias (50 a 60 cm).

Es importante la desinfección del suelo en el que se plantarán los bulbos, ya que éstos tienen un alto valor nutritivo para los insectos que lo habitan como el grillo topo, gusanos, etc.


Plantación

Se realiza el pozo con un plantador y se coloca en el fondo harina de hueso, luego una capa de aproximadamente 2 cm de tierra, sobre ésta el bulbo y se cubre de tierra. Luego de plantar los bulbos se los deberá regar.

La mayoría de los bulbos no requiere demasiado riego porque corre el riesgo de pudrición. Algunas excepciones son la azucenita del campo (Zephyranthes candida) y los lirios híbridos tipo Louisiana, a los que les gusta la humedad.